28 may. 2016

Los Macri, la historia de una familia con "fortuna" para hacer negocios

Franco Macri
Franco Macri integra con algunos otros apellidos de renombre un selecto club de millonarios argentinos. Junto a Perez Companc, Rocca y Amalita Fortabat, el apellido Macri es sinónimo de fortuna, pero rara vez se precisa a cuántos millones asciende dicho patrimonio. Para Forbes, en su única aparición en esta publicación, el empresario contaba con una riqueza personal de u$s730 millones, en 1998.
No es para menos. El ejecutivo lidera uno de los grupos más importantes del país, con empresas en Argentina, Brasil y Uruguay, relacionadas con las actividades de construcción, industria automovilística, correo, recolección de residuos y la industria alimentaria.
Los Macri construyeron su emporio durante la dictadura militar, lo que les permitió sumar 39 empresas a las 7 que ya tenían y formar parte de ese grupo de empresarios conocidos como la "patria contratista", por sus negocios con el Estado.
El Grupo Macri está estrechamente relacionado con SOCMA (Sociedad Macri), en el cual su hijo Mauricio ocuparía diversos cargos. En 1984 se incorporó y desde 1985 en adelante se desempeñó como su gerente general.
Durante los años ochenta, Franco estuvo al frente de la firma Sevel, una de las más importantes de la industria automotriz argentina que estuvo activa hasta 1996.
La joint-venture fue creada en 1980 por el grupo automovilístico italiano Fiat y el francés Grupo PSA para la fabricación y comercialización de vehículos ligeros en Latinoamérica.
SOCMA y Sevel forman parte de un extenso listado de más de 70 empresas que traspasaron sus pasivos hacia el Estado entre 1979 y 1983. Sevel adeudaba 124 millones de dólares.

Deuda estatizada
En 1982, el gobierno militar decidió, junto al entonces presidente del Banco Central, Domingo Cavallo, estatizar la deuda privada de cientos de empresas. Se trató de casi 14.000 millones de dólares que, sumados a la deuda inicial, llegaron al monto de 40.000 millones.
La operatoria se hizo mediante un “seguro de cambio” que consistía en asegurar a ciertos empresarios el valor del dólar al momento del pago de la deuda. La diferencia en caso de un aumento del dólar lo absorbería el Estado. En buen romance, se transfirió la deuda privada a toda la sociedad.
En plena cadena nacional, Cristina “recordó” el hecho en 2013 al señalar cómo la familia Macri se benefició con la medida tomada por la última dictadura militar.
"Escuchaba al jefe de Gobierno (por Macri), que nos pedía que dejáramos de ser deudores... Le recomendaría que hable con su papá, porque Sevel y Socma fueron dos empresas cuyas deudas fueron estatizadas en 1982", rememoró la mandataria.
"Si tu papá era empresario y se hicieron cargo de la deuda, yo no digo que me aplauda, pero por lo menos un respetuoso silencio y no decir frases que seguramente alguien le dijo que debía decir", dijo Cristina.
Desde finales de los años noventa SOCMA administró el Correo Argentino hasta que en 2003 el entonces presidente Néstor Kirchner decidió rescindirle el contrato.
Los Macri, una familia con cientos de millones de dólares
en sus arcas
En apenas nueve transacciones SOCMA -por Sociedades Macri- se hizo con u$s836 millones entre 1996 y 2008. En el camino quedaron firmas como Pago Fácil, las galletitas Canale y las constructoras IECSA y Creaurban. De todas ellas se deshizo.
Franco Macri anunció la venta de las dos empresas de la construcción el mismo día que su hijo Mauricio lanzó la candidatura a jefe de Gobierno. Pero las compró su sobrino y a pagar en cuotas hasta 2014.
Luego, las firmas se adjudicaron licitaciones millonarias para construir dos pasos bajo nivel, dos torres en Puerto Madero y los aliviadores del arroyo Maldonado.
Los motivos pueden ser diversos, pero para los rumores que circulan en el mundillo de los negocios, está claro que la falta de un sucesor firme entre sus vástagos inclinó la balanza a favor de la venta, según informó Apertura.

Herederos
En 2009, Franco tuvo que renunciar a la otrora exitosa SOCMA, que factura unos 500 millones de dólares al año, y dividió sus acciones entre los cinco hijos.
Entre los herederos de este constructor italiano de 85 años, que vino a la Argentina en la década del '50 y contrajo matrimonio con la terrateniente Alicia Blanco Villegas, se cuentan el candidato presidencial Mauricio Macri, Mariano y Gianfranco, y la joven Florencia Macri, fruto de otra relación. Y desde el año pasado, también figuran los herederos de Sandra Macri, otra de las hijas del primer matrimonio de Franco.
En cuanto a los negocios, la familia aún conserva el control de algunas empresas a través de la sociedad Sideco Americana, que en los primeros seis meses del año, facturó $385 millones y reunió activos por más de $700 millones.
Sideco es su compañía madre que participa en subisidiarias que operan en las áreas de ingeniería industrial, infraestructura civil, exploración minera, desarrollo inmobiliario, generación y transporte de energía, tratamiento de residuos, concesión de rutas y autopistas y en el sector Servicios en varios países de América del Sur.
Como dirigente empresario condujo la Unión Argentina de la Construcción, la Cámara Argentina de la Construcción y la Asociación de Fabricantes de Autos.

El patrimonio de Mauricio
En tanto, el candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, declara tener "bienes, depósitos y dinero al final del año" por un valor cercano a los $53 millones.
Así lo informó a fines de septiembre la Oficina Anticorrupción, luego de que el líder del PRO presentara su declaración jurada al organismo, tras las críticas del oficialismo por la demora en divulgar los datos.
Según surge de la presentación, su patrimonio incluye un campo, un departamento de 370 metros cuadrados en la Ciudad de Buenos Aires, una casa en Uruguay y participación en las sociedades Socma, Inmobiliaria Litoraleña, Macri Investment Group y Meat American Group, entre otras.
El actual jefe de gobierno porteño aseguró además que tiene ahorrados en el país poco más de $3 millones y fondos en dólares equivalentes a poco más de $3 millones, repartidos entre distintas cajas de ahorro, cuentas corrientes y dinero en efectivo, según informó Infobae.
Pero el grueso de su dinero se encuentra en el exterior: tiene depósitos en dólares en los Estado Unidos equivalentes a $10 millones y en Suiza por $7,6 millones.
Macri también dio a conocer los préstamos de dinero que hizo a funcionarios y amigos. A su ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, por ejemplo, le cedió 440.000 pesos. Y a su amigo Nicolás Caputo le otorgó más de $18 millones repartidos en dos préstamos.
En septiembre, el líder del PRO aseguró que era muy similar a la que hace unos meses presentó ante la AFIP en su rol de jefe de gobierno porteño.
Sin embargo, a primera vista, existe una diferencia de casi $7 millones. En esa declaración, el candidato presidencial dijo tener un patrimonio de unos $60 millones y u$s2 millones, mientras que ante la Oficina Anticorrupción aseguró poseer unos $53 millones.
Fuente: IProfesional

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...