8 feb. 2016

Pingüino emperador, el gran habitante de la Antártida

El "pingüino emperador" o Aptenodytes Forsteri, es una especie endémica (1) que habita el Continente Antártico, más precisamente en un área circumpolar de la Antártida, casi exclusivamente entre los 66° y 77° de latitud sur.
En general el "pingüino emperador" se reproduce sobre hielo y se estable cerca de la costa y hasta 18 km hacia el interior. Las colonias de cría se encuentran normalmente en las zonas donde los acantilados de hielo y los icebergs los pueden proteger de los friós vientos vientos.
La población del "pingüino emperador" se estima en algo menos de medio millón de individuos, que se distribuyen en por lo menos cuarenta colonias.

El "pingüino emperador" es la especie de mayor peso y tamaño de todos los pingüinos; el macho y la hembra son similares en plumaje y tamaño, pueden superar los ciento veinte centímetros de altura y pesan entre veinte y cuarenta y cinco kilogramos.
La espalda, las alas y la cabeza son de color negro, la parte anterior es blanca desde las patas hasta el vientre, con el pecho de un tono amarillo pálido y dos auriculares a la altura de los oídos de un llamativo amarillo brillante. Como todos los pingüinos no puede volar, pero tiene unas alas rígidas y planas y un cuerpo hidrodinámico particularmente adaptado para un hábitat marino.


Su dieta está compuesta principalmente de peces, pero también puede incluir crustáceos como el kril y cefalópodos como el calamar. Mientras caza puede permanecer sumergido hasta dieciocho minutos, buceando a una profundidad de más de quinientos metros.

El pingüino emperador es conocido principalmente por el singular ciclo reproductivo de los adultos, que repiten cada año un largo viaje para aparearse y para alimentar a sus crías. Es la única especie de pingüino que se reproduce durante el crudo invierno antártico, realizando caminatas de entre cincuenta y ciento veinte kilómetros sobre el hielo hasta las colonias de cría que pueden incluir a miles de individuos.
La hembra pone un único huevo que es incubado inicialmente por el macho, mientras que ella regresa al mar para alimentarse.

Su esperanza de vida suele ser de unos veinte años en su hábitat natural, aunque algunos especialistas afirman que algunos ejemplares pueden vivir hasta 50 años.

(1) Endémica: especie que habita un único ámbito geográfico y que no se encuentra en forma natural en ninguna otra parte del mundo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...